La potencia sin control no sirve de nada.

El día a día de los jugadores que aspiran a ser profesionales se resume en horas y horas frente al pc. El desarrollo lineal de sus habilidades, adquirido mediante horas y horas de juego, se queda frenado y en muchos casos estancado (e incluso retrocede), cuando alcanza su nivel de progresión máxima individual, o lo que es lo mismo; cuando necesita distintos estímulos a los utilizados por él para seguir avanzando.

El gamer profesional, está dotado de tres características fundamentales; muchas horas de juego, aptitud o talento natural, y capacidad de crecimiento y autocrítica. Nuestra labor como entrenador se basa en alimentar su capacidad de crecimiento, y con esto no quiero decir en que no debe mejorar su técnica (que también se debe), si no en superarse a sí mismo y en saber jugar en equipo, adaptándose en cada momento a las circunstancias de cada juego. Debemos aportar estímulos singulares a cada jugador para que este pueda mejorar en los aspectos que mejor convengan al EQUIPO. Repito EQUIPO.

La primera herramienta que debe instaurar el entrenador de cualquier equipo se llama: RUTINA. Si, rutina. El equipo debe saber a qué hora se comienza a entrenar y a qué hora se termina. Así mismo, el entrenador debe tener planificado el entrenamiento, dejando un tiempo para introducir elementos nuevos o que sean pertinentes por el devenir de partidas o entrenamientos recientes, pero nunca dejando de lado el planteamiento general. Las rutinas ayudan a todo el equipo; a los jugadores porque saben cuándo y qué se les va exigir, por lo que deben estar especialmente concentrados en ese periodo de tiempo. Al equipo técnico porque pueden establecer estrategias de aprendizaje, y realizar un seguimiento objetivo del avance del equipo.

El entrenamiento debe ser un lugar sagrado. Es decir, el entrenador es el que determina el qué, el cuándo y el cómo. No hay margen para la improvisación y el “colegueo”. Cierto es que se debe crear un clima positivo, pero hay que dejar claro que este clima está orientado a conseguir los objetivos planteados por nosotros.

Más adelante incluiremos tipos de rutinas que utilizan distintos entrenadores.

time-management

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest